Arde el norte de España, nuestra reserva verde

Terrible tener que empezar un blog sobre noticias de actualidad haciendo mención a la serie de incendios que han amenazado el pasado fin de semana gran parte de Portugal y la comunidad de Galicia y Asturias.  Han llegado a encontrarse 500 focos distintos en los bosques portugueses, algo casi imposible de creer, pero igual de asombroso es el número de los focos en territorio español, de los que se ha hablado que podían superar los 200.

Uno sólo puede estremecerse por el horror de la destrucción de la naturaleza, la muerte de los animales que viven en la zona, y por desgracia esta vez tenemos que lamentar también la pérdida de vidas humanas. Porque solucionarlo, intentar prevenirlo, y mucho menos evitarlo, se demuestra año tras año, e incluso en varias ocasiones en cada periodo, que es prácticamente imposible. Las condiciones climatológicas y otros factores que no dependen de la mano del hombre se unen para dar pie a situaciones proclives a que se desarrollen estos desastres naturales, y poco se puede hacer para que no ocurra así.

Pero en esta ocasión, además, se está hablando de que la principal causa de todo esto ha sido la mano del hombre. Cuesta pensar que alguien más allá de un loco o un psicópata pueda encontrar placer o alguna justificación para crear tan terrible desastre, pero para colmo, puede darse el caso de que la causa sea un descuido: un simple descuido que una quema de rastrojos  incontrolada, o una colilla mal apagada, o un vidrio roto que haya quedado en el monte por casualidad u olvido ha convertido en toda una tragedia.

Se decía que, en verano, los incendios eran prácticamente imposibles de evitar; ahora estamos en pleno otoño, pero parece que el cambio climático no da tregua y quiera alargar este época de peligro casi hasta el borde de la época navideña. Cuando ocurren estos desastres naturales, que unas veces lo son y otras no (naturales, quiero decir), siempre salen multitud de voces, críticas en su mayoría, opinando sobre causas, malas prácticas, culpables o actuaciones insuficientes; al ser humano se nos da bien hablar, de hecho es uno de nuestros mayores logros, el lenguaje, y como por ahora también es gratuito, pues ahí estamos.

Pero no estaría mal además que alguien tuviera una buena y constructiva idea, aunque por ahora, sólo se me ocurre decir que me gustaría no volver a tener que hacer otro post como este, aunque sé muy dentro de mí que esto será inevitable.