Tendencias en el panorama xxx

La pornografía en Internet es algo de lo que no se habla mucho, puede ser que por nuestros tabúes sociales de los que todavía no logramos desprendernos, o porque sea algo tan cotidiano que no se pueda considerar que se pueda convertir en actualidad. Pero no nos equivoquemos: precisamente por ser algo tan habitual y de consumo generalizado digan lo que digan, los cambios también inciden en el porno gratis, y ello se nota en la evolución de sus temáticas, sus formas de acceso y las preferencias de los usuarios.

Cuando la red de redes llegó a nuestras vidas y se convirtió en algo de consumo generalizado, el temática sexual fue uno de los ámbitos que se vio más afectado, de buena manera quiero decir. Acostumbrados a acceder a esto a través de las peliculas porno que alquilábamos en videoclubes o podíamos visionar en los antiguos vídeos comunitarios o en los canales de adultos de la televisión por satélite, no podíamos imaginar que tantos servicios relacionados con el sexo y la pornografía se nos iban a poner en bandeja de plata, siempre a nuestro alcance con un solo click. Las líneas eróticas, los anuncios de sexo de pago televisivos… todo eso iba a quedar atrás gracias a la tecnología informática, e íbamos a entrar en una cultura de tipo xxx totalmente nueva; y para colmo, mayormente gratuita, para que todavía tuviera más adeptos, aunque también dejaba un lugar para servicios más exclusivos que podían conseguirse fácilmente a golpe de tarjeta de crédito, con lo que incluso podías controlar tus gastos, ¡todo ventajas!

Pero nada de esto es novedad, es algo que todos sabemos porque lo hemos ido aprendiendo con el tiempo. Sin embargo, la pornografía en sí ha evolucionado y se ha producido un cambio en los consumidores, que ahora demandan cosas diferentes a las de sus inicios, aunque… ¿quién sabe?, se podría hablar de que los gustos y modas se repiten una y otra vez. Recuerdo las pelis de adultos de los 80, cuando tuvieron su boom más extremo, y el de las décadas anteriores: estaban llenos de mujeres voluptuosas, tirando a gordas o al menos con las suficientes curvas para no ser consideradas ni mucho menos delgadas. Después, estas actrices evolucionaron hasta convertirse en macizas increíbles, ya fuera de manera natural o gracias a las operaciones estéticas. Y al final, hemos vuelto a ver un montón de videos de culonas porno, así que parece que eso de las curvas femeninas no acaba de ser erradicado, aunque bien puestas, eso sí.

Sea como sea, está claro un poco de más porno en nuestras vidas nunca es un perjuicio, y que si esa es nuestra forma de alegrarnos el día aunque sea por un rato, poco importa cuáles sean tus preferencias, porque seguro que internet te da la oportunidad de disfrutarlas.

 

admin

Arde el norte de España, nuestra reserva verde

Terrible tener que empezar un blog sobre noticias de actualidad haciendo mención a la serie de incendios que han amenazado el pasado fin de semana gran parte de Portugal y la comunidad de Galicia y Asturias.  Han llegado a encontrarse 500 focos distintos en los bosques portugueses, algo casi imposible de creer, pero igual de asombroso es el número de los focos en territorio español, de los que se ha hablado que podían superar los 200.

Uno sólo puede estremecerse por el horror de la destrucción de la naturaleza, la muerte de los animales que viven en la zona, y por desgracia esta vez tenemos que lamentar también la pérdida de vidas humanas. Porque solucionarlo, intentar prevenirlo, y mucho menos evitarlo, se demuestra año tras año, e incluso en varias ocasiones en cada periodo, que es prácticamente imposible. Las condiciones climatológicas y otros factores que no dependen de la mano del hombre se unen para dar pie a situaciones proclives a que se desarrollen estos desastres naturales, y poco se puede hacer para que no ocurra así.

Pero en esta ocasión, además, se está hablando de que la principal causa de todo esto ha sido la mano del hombre. Cuesta pensar que alguien más allá de un loco o un psicópata pueda encontrar placer o alguna justificación para crear tan terrible desastre, pero para colmo, puede darse el caso de que la causa sea un descuido: un simple descuido que una quema de rastrojos  incontrolada, o una colilla mal apagada, o un vidrio roto que haya quedado en el monte por casualidad u olvido ha convertido en toda una tragedia.

Se decía que, en verano, los incendios eran prácticamente imposibles de evitar; ahora estamos en pleno otoño, pero parece que el cambio climático no da tregua y quiera alargar este época de peligro casi hasta el borde de la época navideña. Cuando ocurren estos desastres naturales, que unas veces lo son y otras no (naturales, quiero decir), siempre salen multitud de voces, críticas en su mayoría, opinando sobre causas, malas prácticas, culpables o actuaciones insuficientes; al ser humano se nos da bien hablar, de hecho es uno de nuestros mayores logros, el lenguaje, y como por ahora también es gratuito, pues ahí estamos.

Pero no estaría mal además que alguien tuviera una buena y constructiva idea, aunque por ahora, sólo se me ocurre decir que me gustaría no volver a tener que hacer otro post como este, aunque sé muy dentro de mí que esto será inevitable.

 

admin